Emprendimiento Colaborativo.

    En los últimos años empresas relativamente recientes como Blablacar, Airbnb o Wallapop han sido ejemplos de referencia de negocios digitales, que no sólo comparten el haber sido reconocidas por su crecimiento exponencial a nivel de usuarios, o por haber sido beneficiarias de importantes inversiones y apoyos de tipo privado, sino que también tienen en común el ser negocios digitales basados en modelos de consumo colaborativo.

    ¿Qué es la economía colaborativa?

    Compartir en lugar de poseer. Esta es la máxima de la economía colaborativa, un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales, reduciendo la necesidad de intermediarios. Desde coches y viviendas, productos de nutrición, belleza y hogar cotidianos de consumo del dia a dia, pasando por clases, cuidado de mascotas y toda clase de servicios profesionales.

    El consumo colaborativo supone un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo. Pasamos de un escenario de consumismo individualizado y de tenencia a una economía de acceso. Ya no compramos ese taladro que apenas vamos a utilizar sino que accedemos a él pagando a uno de nuestro pares una pequeña cantidad cuando realmente lo precisamos.

    La desconfianza entre los usuarios se elimina gracias a un sistema de evaluación añadidas por otros usuarios. En Blablacar, por ejemplo, si nos vamos a montar en un coche con otra persona, vamos a saber, sobre la base de las opiniones de los demás, si ese conductor es puntual, si es responsable, si sobrepasa los límites de velocidad o no, si le gusta conversar, etc. La reputación es esencial.

    Características de la economía colaborativa

    Podríamos resumir las características de la economía colaborativa en estas tres premisas:

    • La clave es la colaboración, la búsqueda de un beneficio para ambos actores de la transacción.
    • Promueve un conexión directa entre los usuarios gracias a los avances tecnológicos e informáticos.
    • Facilita el diálogo entre el vendedor y el consumidor, de forma que es más sencillo que se pongan de acuerdo sobre los términos y condiciones de la transacción.

    Somos un movimiento que creemos y creamos en un modelo de Social Commerce y modelo colaborativo.

    Existen varios modelos dentro de la economía colaborativa:

    • Consumo colaborativo: intercambio de bienes y servicios a través del trueque o de la compra, un espacio para la compra venta de productos de segunda mano.
    • Bancos del tiempo e intercambio de conocimientos y servicios: empresas que facilitan el intercambio de servicios, que permite a estudiantes intercambiar clases particulares mediante el teléfono móvil, intercambiar conocimiento entre profesionales, etc.
    • Finanzas colaborativas: microcréditos, préstamos, donaciones y vías de financiación se incluyen en este subgrupo de la economía colaborativa. Un ejemplo destacado es el crowfunding. Un modelo de financiación colectiva en el que cualquier persona puede ser mecenas de un proyecto.

    En este sentido, si estás pensando en abrir un negocio en la economía colaborativa, el procedimiento es el siguiente:

    1. Piensa en qué sector te gustaría entrar (nosotros estamos dentro del sector del Gran consumo, Bienestar, Belleza, ecología)
    2. Identifica a los jugadores más fuertes (que empresa elegir, nosotros estamos asociados a la número 1 a nivel mundial)
    3. Dedícale mucha energía y aprenzidaje (tenemos un sistema fe formacion y autoeducación adecuado y coherente)

    De esto depende que tu proyecto sea un absoluto fracaso o un éxito rotundo.

    Si te animas y quieres más información, contacta con nosotros.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *